RQ City Center, hotel recomendado en Santiago de Chile

RQ City Center, hotel recomendado en Santiago de Chile

Como comenté que haría en el post “Viaje a Chile, ¡Gratis!”  me hospedé en el apart hotel RQ City Center, ubicado en la calle Moneda 1541, a dos cuadras del Palacio de la Moneda. Pleno centro de Santiago de Chile.

RQ City Center

RQ es una cadena hotelera, el City Center es una de sus varias sedes y tiene la particularidad de que sus “habitaciones”, en realidad son departamentos de 2 ambientes porque se trata de un edificio de deptos, más allá de lo que ocupa el hotel. Tenía miedo con lo que pudiera llegar a encontrarme pero la realidad es que me dejó boquiabierta y con ganas de mudarme de inmediato a allí.

rq_city_center_6

Cocina equipada

Con heladera y congelador, microondas, tostadora, cocina completa, vajilla para dos, pava, etc.

rq_city_center_1

Living Comedor

Con la mesita de vidrio donde desayunaba y cenaba a diario, tres sillas, un sillón, una mesita con equipo de música y un escritorio que no alcancé a ocupar. Un pequeño balcón (mi depto tenía vista lateral, que daba a la cochera del edificio), una repisa y un armario gigante que me dio pena no usar. Tiene aire acondicionado, claramente jamás lo precisé. Santiago es una ciudad perfectamente seca y fresca. Por las noches hace frío siempre *and I love it*

rq_city_center_2

rq_city_center_3

rq_city_center_4

rq_city_center_5

Habitación

En mi caso, viajé solita y me tocó un cuarto con dos camas de plaza y media, dormí como un angel y los almohadones eran el cielo. Dos mesas de luz, un armario con estantes y caja fuerte, el otro con perchas. Un LCD, cable y HBO por lo que me acostaba muy tarde viciando con las últimas pelis de Marvel y series. Teléfono para pedir DELIVERY jajaj y lo más importante: El router en la mesa de luz por lo que tenés full wi fi en el cuarto y en todo el depto.

rq_city_center_7

rq_city_center_8

rq_city_center_10

Baño

El baño era en suite, es decir, sólo tenía acceso desde el cuarto. Lindo, limpio, arreglado, me di unas grandes duchas con agua hirviendo en la bañera, cambian a diario los jabones, shampoos y los toallones y toallas si los ensuciás o los dejás en la ducha/cuarto. Sino cada 3 días. Hay secador de pelo y tira lindo así que llevé el mío al dope.

rq_city_center_9

rq_city_center_15

rq_city_center_11

Desayuno

Otro de los motivos por el que elegí este hotel, además de la cocina, es que incluye un desayuno (Continental), cosa que Chile, apegado al sistema yankee, ya casi no incluye en sus servicios de hoteles, salvo que lo pagues aparte. El sistema es así: Te traen por la tarde la bandeja con las cosas, te dejan en la heladera lo que debe estar ahí, el resto sobre la mesada de la cocina y vos podés consumirlo cuando quieras. Si decidís dejarlo en la heladera, no te lo sacan. Yo acumulé las frutas para poner una frutería (odio las frutas en gral) y me traje unos jugos que no alcancé a tomar para Argentina (?). El desayuno constaba de:

    – Sobre de café Nescafé, sobre de té, azúcar y edulcorante
    – Cartón de leche
    – Cartón de néctar de naranja o manzana
    – Una fruta (durazno o manzana verde)
    – Dos rodajas de pan de miga, normalmente una de salvado y otro blanco
    – Un potecito de manteca y uno de mermelada
    – Pote de Yoghurt de vainilla o frutilla
    – Cereales
    – Una feta de jamón y una de queso

rq_city_center_12
El agua no te la proveen porque ellos suelen tomar de la canilla, yo después de la intoxicación que tuve en 2010 en Chile, no tomo más agua de la canilla en ningún país. Compré botella grande y me hervía un poco para el café.
Delicioso el desayuno, con la anécdota de que el primer día se olvidaron la mitad de las cosas (yoghurt, leche, manteca y mermelada), luego solucionado.

Otros Servicios

La primera noche quise lavar los platos y vajilla que ensucié comiendo, además de la mesa y piso (Lucía y la comida china),y me encontré con que no había esponja, ni detergente, ni repasador, ni servilletas, ni trapo. Comencé a hacer la lista para comprar en el super y mi bloggera amiga Mónica de Alma Viajera Moda, aficionada a este hotel y quien me lo recomendó, me explicó que no hay nada de eso porque ellos se encargan de lavar y limpiar todo! Las servilletas por ahí sí eran necesarias.
Limpian a diario el departamento, hacen la cama, ordenan el despelote jijji y por supuesto, dejan el desayuno.

rq_city_center_13

Recepción

El hotel no se anuncia desde afuera, me di cuenta cuál era porque lo tenía visto en Google Street View y tiene el “1541” gigante afuera. Además del restó chino llamativo que hay al lado. Al ingresar hay unos sillones y el conserje te abre la puerta. Hay que seguir derecho e ir a un cuarto a la izquierda donde está la verdadera recepción del hotel.
Si bien el check in es a las 15 hs, me dejaron hacerlo a las 12 cuando llegué porque mi depto estaba listo. Te dan una tarjeta magnética para entrar que debés colocar al ingresar en un cubo magnético y es lo que te habilita a tener luz en el depto y por supuesto, wi fi. También te entregan un papel con la clave, que es común a todos los módem (por si el tuyo funciona mal, podés usar el de otro) y el check out del hotel debe hacerse hasta las 12 AM, con la posibilidad de dejar bolsos, valijas y abrigos bajo llave en la recepción hasta tu horario de partida.
No me pidieron señas, ni seguros con tarjeta ni en efectivo. No me cobraron nada por los llamados al Delivery (que nunca llegó).
Los encargados del hotel me trataron de maravilla y realmente quiero agradecer la atención, trato y ayuda que me brindaron todos, en especial Angélica, una señora que está por las tardes, aunque también la vi el lunes por la mañana cuando me iba y el de una chica, que no sé su nombre, pero Mónica me estará averiguando esta semana para mencionar también. Me dieron mapas, me explicaron qué visitar, cómo llegar, dónde comprar sushi (IMPORTANTLY), casas de cambio, delivery, cómo manejarme, dónde pesar mi valija (AL LADO DEL HOTEL HAY UNA SEDE DE TUR BUS DONDE TIENEN BALANZA DE VALIJAS *WIN*), etc.

rq_city_center_16

Detalles y locación

Los lugares de comida (excepto los chinos, obvio), cierran los fines de semana por la zona céntrica. Me explicaron que es porque el barrio es para trabajadores, más que para turistas. En fin, quedé fascinada con el servicio del hotel, la amabilidad y buena onda de sus recepcionistas, con mi depto que me gustó tanto que no quería salir por las mañanas y cenaba siempre allí y la zona donde está ubicado que fue muy útil porque estaba a una cuadra de la avenida O’Higgins donde pasan los micros, buses, etc. A dos cuadras de La Moneda y del metro, estación La Moneda, a 3 cuadras del centro y peatonales, etc. La calle de noche es solitaria, pero no vi nada raro, ni tuve miedo y andaba todo el tiempo con mi cámara encima. Ellos están muy insistentes con el tema de la inseguridad, aparentemente ha empeorado mucho desde el 2011, cuando fui por última vez y ese tema andaba fantástico porque el sismo del 2010 había “concientizado” a la sociedad. La realidad es que, por más inseguridad que tengan, que no dudo de ella, jamás llegarán a ser Buenos Aires, no conocen nuestro nivel de violencia y por las zonas céntricas y turísticas donde hay mucha policía, es muy seguro. En Santiago hay barrios “bien” donde sabés que no pasa nada, y están las zonas feas, a diferencia de acá que te roban en Recoleta, Palermo o en pleno Santa Fe y Callao.

Volviendo al hotel, lo recomiendo plenamente si van para allá solos u acompañados y tienen la opción de elegir otra sede en otro barrio para ir cambiando 😉

rq_city_center_14

Lucy Puì.-

2 comments

Comments are closed.