¿Aumento de sueldos? ¡No! Vuelos de cabotaje

¿Aumento de sueldos? ¡No! Vuelos de cabotaje

Me prometí en este blog no hablar de política ni economía. Lamentablemente ambas cosas son parte de nuestro día a día y nos afectan de forma directa, en cualquier ámbito en el que nos manejemos (salvo claro, que seamos parte de la burbuja utópica que nos vende nuestro gobierno actual, para el cual todo es color de rosas con excepción de “los enemigos de la patria”, mejor conocidos como oposición).
De cualquier forma, no me quiero desviar del tema que nos compete.
Los vuelos dentro del país aumentaron por segunda vez en el año, esta última entre un 10% (para las tarifas mínimas) y un 31% (para los vuelos a Ushuaia y Río Grande).
Si bien, los aumentos ya son parte de nuestro día a día y sólo pensamos en el dolor de cabeza que representa ir a la carnicería, verdulería y supermercado; llegado el momento del año en que recordamos planificar nuestras vacaciones y ante la pequeña (gran) problemática para la compra de divisas, los destinos ‘locales’ se vuelven la primera opción.
Sin embargo, cuando nos tomamos el tiempo suficiente para averiguar, comparar y sacar cuentas, la sorpresa no tarda en llegar:
Los pasajes al sur de nuestro país (por poner un ejemplo), tanto en avión, como en micro, están más caros que tomarse un avión a Chile o un ferri a Uruguay.. Ni hablemos de la estadía. Los hoteles, comidas y excursiones, también son mucho más caros en nuestro país.
Me pregunto: ¿No es acaso la política actual de nuestro gobierno alentar el ahorro en pesos y persuadirnos de que el mejor lugar para conocer y vacacionar, está siempre en Argentina? ¿Qué clase de privilegios y descuentos tiene un argentino por viajar y parar en su propio país?

Ninguno.

Conocer lugares como las Cataratas del Iguazú, el Calafate, Ushuaia, Bariloche, San Martín de los Andes, Río Grande (entre otros), es un privilegio para pocos. En los últimos dos años, intenté destinar mis ahorros del año en unas pequeñas vacaciones de verano lejos del calor. Averigüé por Tierra del Fuego, El Calafate, San Martín de los Andes, Bariloche y Villa La Angostura (de estos sólo conozco Bariloche, SM de los Andes y Villa La Angostura). Los hoteles en lugares como El Calafate, eran accesibles. Pero claro, ¿cuántos días se puede parar aquí y cuánto se puede recorrer por sí mismo? El negocio se encuentra entonces, en las comidas y las excursiones; cosas a las que no podemos escapar y donde se encargan de quitarnos hasta la última costilla. Sacando cuentas, 6 días en El Calafate (en un hostel, bien ubicado) me salían entre pasajes, comidas, estadía y excursiones, más caro que un viaje de 14 días a Chile, recorriendo varias ciudades (entre ellas Stgo. de Chile y Viña del Mar). No lo pensé dos veces y en febrero de 2011, me fui (por segunda vez) a Chile, 12 días sola. Estuve unos días en Santiago y otros en el Lago Rapel, más al sur (lago artificial más grande de Chile, por lo menos hasta antes del terremoto del 2010). Si bien tuve la mayoría de mis comidas y hospedaje cubiertos por una familia amiga que tengo en Santiago, tanto en el 2010 (primera vez que fui) como en el 2011, no gasté más de 200 o 300 dólares, dándome todos los gustos. Los pasajes me costaron entre USD 249 (2011) y USD 299 (2010). Tomemos en cuenta que, para ese entonces, el dólar recién pisaba los $4.

Acá tomé una captura de lo que saldrían unos pasajes, ida y vuelta al Calafate este verano. El más barato de todas las empresas, $ 1481, que dividido por $4,45 (cambio oficial aunque no real, claro está..) nos da un total de USD 333. Más que prueba suficiente que viajar por la Argentina, se ha vuelto más que un lujo, el abuso mismo.

Como siempre, lo dejo a su criterio.

Lucy Puì.- 

PD: Dejo capturas de los precios de otros destinos de Argentina aquí mencionados, y el precio de un viaje a Chile en la misma época del año.